Single Blog

ALERGIAS E INTOLERANCIAS

“Las alergias son un tipo de “fobia física” que desencadena el cuerpo para evitar un recuerdo de alguna situación emocionalmente muy dolorosa”

Salomon Sellam

 

Una alergia es una hipersensibilidad a una partícula o sustancia (alérgeno) que si se inhala, se ingiere o se toca produce unas reacciones fisiológicas características. El organismo reacciona al alérgeno produciendo una gran cantidad de anticuerpos y liberando la histamina que produce los síntomas concretos para rechazar el elemento “intruso”. Es una de las patoligías crónicas más común. El tratamiento médico tradicional se basa en la desensibilización por exposición (vacunas) del organismo al alérgeno.
La interpretación de la Psicosomática, escuelas Bio y Nueva Medicina Germánica.
El cerebro regula el organismo humano reaccionando a las emociones y éstas, a su vez están condicionadas por un mecanismo de estímulo-respuesta. Es decir, si ante un estímulo externo (visual, auditivo, olfativo, gustativo o táctil) o interno (otra emoción, pensamientos, sentimientos, sensaciones…) surge una emoción, el cerebro reaccionará en consecuencia. Pero si se reprime esa emoción el cerebro también reacciona dando otro tipo de respuesta adaptativa a la situación. En el caso de las alergias o intolerancias esta respuesta es la transferencia, que es un mecanismo a través del cual lo que me produce la alergia es una sustancia cercana (asociación libre) en el momento de la situación emocionalmente impactante o que simbolice la realidad vivida en ese momento. La transferencia es un mecanismo natural de distracción para no revivir el dolor ocasionado por el suceso conflictivo. Por tanto, una reacción alérgica nos indica que hay una emoción sin liberar, sin expresar. El sentido biológico de una alergia es la protección de una potencial amenaza.
¿Cómo se programa una alergia?

El Bioshock o impacto emocional. Cuando un estímulo sobrepasa nuestro nivel psíquico de tolerancia (es diferente para cada persona), nuestra psique puede activar el mecanismo que nos evite vivir  el doloroso proceso. De esta manera queda programada en nuestro cerebro la alergia. El umbral de tolerancia psíquica también puede sobrepasarse por impacto emocional acumulativo. Es decir, por acumulación de experiencias repetitivas. Ambos procedimientos se caracterizan por reprimir una emoción muy intensa al vivir un suceso único o repetitivo que sea estresante, inesperado, imprevisto, dramático, vivido en soledad y sin solución. Tras un impacto de estas características la emoción queda “atrapada” y cuando volvemos a vivir una situación similar la emoción reprimida tiende a aflorar dolorosamente.

El impacto emocional y, por tanto, la programación de la alergia o intolerancia puede darse en cualquier momento de la vida, durante nuestra gestación e incluso en momentos anteriores. La realidad muestra que la predisposición a una alergia suele ser transmitida transgeneracionalmente. alergias

 

El bioshock se manifiesta físicamente en nuestro sistema nervioso mediante un engrama, que es una marca física sobre el tejido nervioso que se produce debido a un estímulo y que es el soporte material de la memoria. Es una estructura de interconexión neuronal estable. Tiene como efecto la activación de respuestas mecánicas inconscientes. Pertenece a la mente reactiva  donde se almacenan dolores, sensaciones, palabras, hechos, lugares ruidos, etc.

 

¿Cómo se establece el alérgeno?

Asociaciones libres. En ocasiones el alérgeno es establecido por asociación libre. Esto es, una sustancia presente en el momento en que se produce el bioshock. Ejemplos: Una mujer comunica a su marido que lo abandona al final de una cena en la que hay chocolate de postre y el hombre desarrolla una alergia al chocolate; un niño es atropellado por un coche cerca de un parque donde hay olivos y la madre lo ve y desarrolla una alergia a las aceitunas.

El inconsciente es simbólico. La mente humana inconsciente tiene la característica de simbolizar. ¿Qué significa esto? Que utiliza símbolos para representar la realidad. Así pues hay alimentos, plantas o animales (entre otras cosas) que nos representan otros aspecto de la realidad. Por ejemplo, la leche suele simbolizar a la madre, el sol al padre, el pan a la familia o el polen la reproducción. De este modo podemos relacionar ciertos alérgenos (símbolo) a la realidad que representan.

Los síntomas cumplen una función adaptativa de aislamiento y separación del estímulo (que no del alérgeno). El síntoma lleva implícita la interpretación (cómo se vivió) inconsciente del hecho o situación en la que se programó la alergia. El tipo de vivencia se puede relacionar con la zona del cuerpo afectada por el alérgeno:Nariz, hay algo que me huele mal. En muchos casos está relacionada con situaciones sexuales vividas con culpa.

Ojos, hay algo que no quiero o no puedo ver.

Garganta, miedos, miedo a expresar algo.

Piel, separación o contacto.

Digestivos, suelen ser asuntos familiares indigestos.

 

Algunas alergias y su simbología.alergias
Leche/lactosa: conflictos con la madre.
Queso: Evito a mi madre.
Alcohol: Necesito un amor que nunca me dieron.
Gluten: El padre. Generalmente, mal ambiente familiar creado por el padre.
Látex: Conflicto de separación.
Polen: La reproducción y las relaciones amorosas o sexuales.
Animales: ¿Qué situación impactante he vivido y estando presente el animal al que soy alérgico?
Gato: Autonomía e independencia.
Perro: Amistad, lealtad.
Agua: La madre.
Sol: El padre.
Metales: Suele ser transgeneracional. Hechos traumáticos (guerras, muertes, asesinatos o accidentes) ocurridos en presencia del metal alérgeno.
Polvo: Algo sucio relacionado con el sexo.

 

Fuentes:

“Las alergias no existen”. Dr. Salomon Sellam. Ediciones B.

Comments (0)

Post a Comment